Año XXVII - Nro. 10.271 - Jueves 20 de mayo de 2004

En la huella de las danzas típicas

Los estudiosos del folclor dicen que si bien los diferentes bailes son parte de la cultura andina, nuestra zona posee un inventario folclórico arraigado en la tradición.

Con sello nortino

El fundador del Círculo Cultural "Hijos de Putre", Oreste Ventura, mencionó que en la pugna en referencia hay un desconocimiento. Planteó que las danzas andinas no son exclusivas de un país, porque estas son parte de una cultura que trascendió los actuales límites nacionales. Sin embargo, aclaró que existen bailes típicos de la zona, entre los que se encuentran aquellos que se observan en las festividades del Pachallampe, la Cruz de Mayo y el Carnaval, principalmente.

"Putre tiene más de 300 años de existencia y fue el centro de operaciones en el transporte de minerales entre Potosí y Arica. Después de esa fecha, cuando el ferrocarril abrió su tramo Arica-La Paz-Oruro-Cochabamba, decayó. En su apogeo se cultivó una gama de tradiciones folclóricas", expresó.

Entre los bailes típicos del Pachallampe, enumeró: kukuli (danza que imita el andar de la paloma Kukuli, inspirado en la naturaleza), Challa challa; moqueguana; cuyanita; zonzo ternero (baile imita el andar de los terneros nuevos) y la carambola.

Describió la fiesta del Pachallampe como un trabajo comunitario. "Hay antecedentes históricos de que a la Iglesia de Putre le regalaron semillas de papa, para siembra, y con el producto de las cosechas, realizarían arreglos en el tiempo. Los mayordomos organizaron una faena del Pachallampe (romper tierra), kirquillampe (sembremos cantando"), acotó.

Una polémica que recobra vigencia cada cierto tiempo en el folclor, es si los bailes que se presenta en los actos públicos y espectáculos masivos son un fiel reflejo de las tradiciones de nuestra zona o si son "importaciones" arraigadas.

Dos episodios han quedado en la retina de la opinión pública. Primero, cuando en Santiago el año pasado, en el "Encuentro de Pueblos Originarios", la Conadi mostró como danzas del norte chileno tinkus, tobas y morenadas, bailes reclamados por Bolivia como manifestaciones propias de ese país. Lo mismo ocurrió en la última versión del Festival de Viña, cuando el Ballet Folclórico Nacional (Bafona), presentó una diablada como baile nortino, y una vez más, el debate se acrecentó.

Si bien un gran número de músicos defiende la "universalidad" de bailes y danzas, puesto que estas son parte de una cultura andina que no está limitada por fronteras político-administrativas, tres animadores locales del folclor aclaran conceptos y explican que la discusión debe centrarse a que existen manifestaciones propias de la zona que deben tener mayor difusión y presentarse en eventos como lo auténticamente típico del norte.

 

RESCATAR TRADICION

El folclorista y presidente de la Corporación de Pueblos Andinos del Norte de Chile, Radomiro Huanca, planteó que hay que estudiar y conocer el folclor nortino y que las autoridades públicas no deber promover bailes de raigambre boliviana, si en la zona existan danzas nativas.

"Las saya y los tinkus (del Oriente), y las tobas (de la selva), ni siquiera son danzas que se presentan en la zona limítrofe entre Chile y Bolivia, si no que pertenecen a la áreas selváticas y amazónicas, es decir, son del oriente boliviano. La saya no tiene más de 20 años de difusión, es un baile contemporáneo. Típicos de nuestra zona son el kukuli, el cachimbo y el pachallampe, por ejemplo. No podemos bailar danzas de otros paises, cuando tenemos una tradición cultural", comentó.

Huanca sostuvo que faltan planes de estudio en los colegios para recuperar lo verdaderamente típico y que los profesores de música optan por lo más vistoso: la saya y otras danzas bolivianas.

Puntualizó que cuando se representa un cuadro folclórico que no pertenece a nuestro país, lo ético es expresar de forma clara su lugar de procedencia.

 

CULTURA ANDINA

Para el director del Ballet Folclórico de la Universidad de Tarapacá (UTA), Manuel Mamani, el problema es de larga data, "ya que por muchos años se enseñó en los colegios, solamente los bailes de la zona central".

Manifestó que la profusión de bailes bolivianos en Arica, tiene una raíz práctica, puesto que las familias bolivianas que se asentaron en el valle de Azapa, comenzaron a formar grupos de baile, y que a partir de la aparición de la Ginga, estas danzas "bajaron" a la ciudad para volverse más populares entre la comunidad.

Explicó, sin embargo, que ningún país puede reclamar la propiedad de una danza, porque -en su gran mayoría-, éstas se crearon al interior de la cultura andina, antes del surgimiento de los Estados, y que la discusión podría ser incluso odiosa, extendiendo su mirada, hacia el lugar dónde fueron creados instrumentos como la quena y la zampoña, que son "instrumentos 'panandinos'"

Lo que si criticó es que los servicios públicos apoyen económicamente danzas foráneas, y por otro lado, que en los eventos artísticos que incluyen piezas "importadas" sin mencionar la referencia geográfica.

También aclaró que el folclor es dinámico y que la creación de las sayas, explica el concepto, ya que -según Mamani-, las sayas son el resultado de la fusión de la culturas afrodescendiente boliviana y andina. "Primero, llegó la tuntuna en el área oriental de Bolivia, en el límite con Brasil, y después de algunas variaciones, se creó el zambo caporal, que básicamente es un ritmo negro".

Sobre las danzas interpretadas por el Bafut, comentó que el repertorio incluye danzas de los diferentes países latinoamericanos, incluido Bolivia, y que cuando salen al exterior, presentan una selección de danzas nacionales, donde se incluyen, cuadros típicos del norte.

 

Daniel Meza


Volver

La Estrella de Arica
Suscripciones Clasifono Ed. Especiales
Teléfonos Contactos
San Marcos 580, Arica, Chile
Teléfono: (56 58) 200261