Año XXVII - Nro. 9.935 - Domingo 15 de junio de 2003

Un gigante del medio teatral

Emilio Gaete, de 83 años, comenzó su carrera a los 20. Tiene trayectoria tanto en nuestro país como en el extranjero en teatro, televisión, cine y radioteatros.

El curita

"Para ser actor, tenía que vocalizar porque quería mejorar mi voz, y me dirigí a la Radio Agricultura, cuyo director era el periodista Santiago del Campo, que me dio el cargo de locutor y participé en los primeros radioteatros con Maruja Cifuentes, y mi primera obra fue "Las Llaves del Reino", donde hacia el papel del padre Francisco. Era tan real, que las viejas llegaban a confesarse y yo le decía al portero: mire, las viejas no; pero si hay alguna chiquilla bonita, yo la confieso".

 

Realismo

 

"Nunca los chilenos aprendieron más de la Guerra del Pacífico que con el radioteatro 'Adiós al Séptimo de Línea'. La grabación era muy real con gritos y ruidos de cañones, y la gente estaba aprendiendo historia de una manera distinta. Bromeábamos y decíamos: esto es mal real que el propio Combate de Iquique" (Programa de 1959)

 

¡A bañarse!

 

" (Acerca de los participantes de los Reality Show) Yo los escuche discretísimos todos, y van a tener durante un mes clases de canto y actuación con posibilidades de animar el Festival de Viña u otro programa...¡vayan a bañarse! qué me cuenten el cuento a mi. En un mes no se puede ser actor".

 

Tradición

 

"Lamentablemente, en Chile no tenemos tradición de teatro, como sí la tienen los argentinos, que tienen 33 compañías funcionando, todos los días y, además, con llenos absolutos"

Emilio Gaete es toda una leyenda del teatro en nuestro país. A sus 83 años, su mirada vivaz y su conversación amena, proyectan la vitalidad de un artista que cuyo trabajo es referente obligado de las nuevas generaciones de actores y que dentro de los hitos de oro de la televisión chilena ha dejado escritas varias páginas como lo fue participar junto a Malú Gática desde 1963 en el programa "Esta es mi familia", primer espacio nacional trasmitido en vivo.

 

Este "caballero de las tablas" compartió roles estelares en el teatro y en el cine con estrellas como María Félix, Libertad Lamarque, Pedro Armendáriz y en nuestro país se

hizo famosa la serie de la década del sesenta “Juani en Sociedad” en que aparecía junto a Silvia Piñeiro y que terminó por consolidar a la pareja actoral que ya había alcanzado notoriedad en los sesenta con "100 mujeres y un playboy", "Adán y Eva en La Mayor".

 

De paso en nuestra ciudad, a raíz de la presentación de la obra "Socios en el amor", el alcalde de la "Pérgola de las Flores" habló de la importancia del estudio en la carrera actoral, criticó duramente los reality show, recordó la ingratitud de sus colegas en los funerales de la Piñeiro, rememoró anécdotas y se mostró en desacuerdo con la sobrevaloración de piezas como "Monólogos de la Vagina", que tienen un mayor respaldo de la empresa privada para financiar las giras frente a otras obras de calidad.

 

TELEVISIÓN Y REALITY

 

-Con su experiencia, ¿qué consejo le aportaría a las nuevas generaciones que recién se inician en la carrera actoral?

-Yo le digo a toda la muchachada que quieren ser actores y actrices -por la fama que envuelve esto y los dineros que a veces se gana en ciertos canales y sólo lo llevan 10 ó 15 personas que alcanzan estos sueldos grandes- que estudien y tomen esto, como siempre lo he tomado yo, como un hobby, porque nuestro mundillo artístico es demasiado pequeño.

-¿Qué piensa de los reality show?

-Un Robert de Niro y una Julia Roberts salen después de miles o millones de personas, recién aparecen estos fenómenos; por lo que no es fácil la conquista de la fama. Por eso me río al mirar estos reality show. Seleccionan un número de personas y luego cerca de 20 dan una prueba ante el público.

 

-En los setenta "Juani en Sociedad" fue uno de los programas más famosos del país ¿Qué recuerdos tiene de ese espacio?

-Marcamos una época, tuvimos una sintonía enorme y era una tomadura de pelo como somos los chilenos en la realidad: impuntuales, informales, irresponsables (risas) la Nelly Meruane llegaba con la copucha, la empleada que era medio insolentona. Estaban enfocadas una cantidad de personas que se sentían retratadas. Decían cuando veían la tele: mira ese es igual a mi tío, ese es igual a tanto, hasta que nos quebró el récor el gordo Kreuztberger (Don Francisco) con "Sábados Gigantes".

 

-¿En qué nivel se encuentra la televisión chilena?

 

-La verdad, es que miró puro cable. Los noticiarios son dedicados a la chiquilla que la violaron, el choque, el robo...qué pasó en México, qué pasó en Ecuador o en China, sólo una miradita al pasar. En teleseries hay buenos actores y buenas actrices que han salido de las diferentes academias y que se las han machucado bastante y ellos han sido seleccionados para los papeles importantes; se ven con bastante buenas condiciones.

 

-Hubo un año en que Canal 13 se quedó sin su Area Dramática y se reemplazó las teleseries chilenas ¿Qué piensa de ese fenómeno?

 

-Bajó la sintonía, todas las teleseries eran iguales. Si en una el muchacho era pobre y la niña era rica, la otra imitaba lo mismo. El mismo argumento, el besuqueo, los celos, el embarazo. Para la gente era una lata y no tenían sintonía. Voy a contar un detalle: yo vivo en un edificio que tiene 60 departamentos. Hace un mes fueron para hacer una encuesta sobre qué canal veía la persona y qué programas. De las 60 personas, tres miraban telenovelas; y de esas sólo una persona veía teleserie chilena. El resto miraba una brasileña y una mexicana. Lo peor es que el rating (people meter actualmente) lo marcan los campamentos, en los que le instalan estos aparatos y luego dicen 'la sintonía fue alta'.

 

-¿Qué echa de menos del teatro de antes?

 

-Echo de menos las buenas obras que se hacía antes: Alejandro Flores, Rafael Frontaura, las muchas compañías españoles que llegaban a Chile. Hoy se ha prostituído el gusto de la gente. Las productoras pueden ofrecer una cantidad de muy buenas obras, pero te piden o los "Monológos de la Vágina" o "Las Confesiones del Pene".

 

SILVIA PIÑEIRO

 

Por largos años pareja actoral de Silvia Piñeiro, la emoción nubla la mirada de Emilio Gaete cuando se le pregunta por la afamada actriz nacional que dejó no hace mucho este mundo.

 

-¿Qué recuerdos tiene de Silvia Piñeiro?

 

- Hermosos recuerdos, sí con ella hemos hecho tantas obras (responde emocionado, y hablando en tiempo presente).

 

Aún no comprende el olvido que en Chile sufren los artistas al traspasar los umbrales de la juventud.

 

"Actrices de Argentina y España no estaban a la altura de ella (Silvia), y a los cincuenta años ya se le consideraba vieja y no le daban papeles, o si lo hacían, le daban papeles ridículos. El año antepasado en Buenos Aires a una de sus grandes actrices de 93 años le habían dado un papel pequeño en una obra de mucho éxito y cuando empezó a decir sus textos, todo el teatro repleto comenzó a aplaudirle ¿Qué aplaudían? Toda su trayectoria de 70 años haciendo teatro y por haberlos entretenidos con lindísimas obras", expresó.

 

Tampoco entiende la ausencia de sus colegas de teatro en los funerales de la actriz. "Para los funerales de la Silvia no fue nadie, como esa actitud fue después tan criticada, empezaron a escucharse cosas como: "No estuve, porque estaba filmando". "No, es que yo no estaba en Santiago"... Sólo disculpas", manifestó.


Volver

La Estrella de Arica
Suscripciones Clasifono Ed. Especiales
Teléfonos Contactos
San Marcos 580, Arica, Chile
Teléfono: (56 58) 200261