Año XXVII - Nro. 9.853 - Lunes 24 de marzo de 2003

Iglesia Anglicana: un nuevo culto que crece en Arica

El misionero y pastor anglicano David Hucker expresó su deseo de adquirir un terreno en el centro de la ciudad para poder construir un templo.

Cerca de 25 personas conforman la Iglesia Anglicana en Arica. Hace cuatro años el misionero y pastor de origen australiano, David Hucker, llegó a nuestra ciudad junto a su esposa inglesa y a sus dos hijos, para propagar esta religión y formar una comunidad. Su casa se ha convertido en el templo donde este pequeño grupo de fieles se reúne todos los domingos en la mañana a orar y conocer las enseñanzas de este antiguo culto.

La Iglesia Anglicana nació en el siglo XVI con el comienzo de la Reforma de la iglesia en Inglaterra, por el rey Enrique VIII, quien declaró la independencia con respecto a la autoridad romana.

Con el paso de los siglos el anglicanismo se expandió a otra países de Europa y más tarde a Latinoamérica.

"En Chile, en el año 1844, el anglicano Allan Gardiner funda lo que sería posteriormente la Sociedad Misionera Sudamericana (Sams). Después, en el año 1855 se construye la primera iglesia anglicana del país, en el Cerro Alegre de Valparaíso. Sin embargo, los primeros misioneros llegaron al sur de Chile a evangelizar a pueblos originarios como los yaganes y los mapuches", explicó David Hucker.

En el año 1963 el obispo Howell crea la Diócesis de Bolivia, Chile y Perú y en 1983 nuestro país forma una sola de carácter nacional.

"En el año 1990 el obispo anglicano de Santiago decidió difundir esta iglesia en el norte del país y así se formaron comunidades en Antofagasta e Iquique y hace cuatro años en Arica", comentó.

 

PAZ VERDADERA

El misionero se refirió al actual conflicto en Irak señalando que "la guerra no es buena, porque son muchos los niños y los ancianos que sufren las consecuencias de los ataques. Siempre sufren las personas de ambos bandos; es decir, los estadounidenses y los iraquíes", destacó.

"En 1992 estuve en un puerto cerca de Houston, Texas, arriba de un barco misionero que se dirigía con un hospital en ayuda de la gente de Haití y República Dominicana. A ese lugar llegaron todas las armas que se utilizaron en la guerra del Golfo Pérsico, en 1991. Fue impresionante, aunque nunca he estado cerca de la guerra", resaltó.

"Para mí hay una paz verdadera que es Jesús. El mundo está en dificultades, no hay amor y las personas no quieren seguir a Dios. Por eso tenemos la guerra. En todo caso, siempre ha habido guerra en el mundo, como la de África, la de India con Pakistán y la de Israel con Palestina. Lo único que esperamos es que esta guerra sea corta para que menos gente sufra y para que menos gente tenga que morir".

 

ORACIONES

Cuenta que todos los domingos se juntan en su hogar para orar a Dios. "Cuando oramos en privado, cada uno de nosotros lo hace a su manera y cuando oramos juntos durante los servicios de culto, nuestras oraciones comunes son litúrgicas, es decir, están estructuradas. Sólo de este modo podemos compartir verdaderamente nuestra adoración a Dios".

Señala que el punto central de este culto es la Sagrada Eucaristía. Otros nombres tradicionales que recibe son: la Sagrada Comunión, la Misa, la Cena del Señor y la Liturgia Divina. Es el servicio que Jesús específicamente ordenara en el Nuevo Testamento.

"Una de las formas de acercarse a Dios es a través de las oraciones diarias de la mañana y de la noche. Son servicios que se derivan, de muchas formas, del culto celebrado en las sinagogas en el Antiguo Testamento y en las lecturas de los Salmos, la Biblia, cánticos y oraciones", dice. Y agrega: "Los mismos aparecen en el Libro de Oración Común, de tal manera que esta disciplina de oración, salmodia y lectura de la Sagrada Escritura se convierte en la dieta espiritual diaria de la Iglesia, tanto en el caso de los clérigos como de los laicos".

El pastor afirma que es posible que algunas de las costumbres de la iglesia anglicana parezcan extrañas o desconocidas al común de la gente. "Para los anglicanos, por ejemplo, una regla general empírica es que nos ponemos de pie para alabar a Dios, nos sentamos para escuchar la instrucción y nos arrodillamos para orar".

Los anglicanos creen que la vida del servicio cristiano sólo es posible a través de una existencia plena de adoración, mediante la cual se recibe el amor por Dios. "Creemos que es nuestra obligación no sólo es rendir culto a Dios en comunidad todos los domingos, sino también vivir una vida de oración diaria".

 

Ana María Vásquez


Volver

La Estrella de Arica
Suscripciones Clasifono Ed. Especiales
Teléfonos Contactos
San Marcos 580, Arica, Chile
Teléfono: (56 58) 200261