Año XXVI - Nro. 9.372 - Domingo 25 de noviembre de 2001

Evolución del Mundo Andino: Período Arcaico

Aleros de Tojo-tojone, a pocos metros del mencionado en el texto, destruido cuando se hizo el camino de Belén a Lupica.

Para el mundo lejano, incluyendo a los chilenos del otro lado del desierto, "historia andina" es casi sinónimo con el período Inca. Hemos expuesto reiteradamente que el extraordinario Tawantinsuyo tuvo poca relevancia en Arica y ocupó solo una brevísima parte de la historia andina, casi un siglo (¿1438?-1533), pero acapara gran parte de nuestro conocimiento por representar el vértice de la pirámide de su evolución cultural y por ser la etnia que dominaba nuestro universo a la llegada de los españoles. En las crónicas del 13 de mayo al 1º de junio del 2001, resumimos lo más importante de la identidad aymara, herederos de la evolución cultural circuntiticaca, la verdadera forjadora de la Arica prehispánica.

Pero sería una injusta omisión no describir la "versión peruana" de lo andino, por lo que dedicaremos algunas crónicas a resumir toda la aventura cultural del Mundo Andino, tratando de sincronizar lo circuntiticaca con lo serrano y/o costero del actual Perú, conscientes de que eso obligará a generalizaciones y omisiones que se justifican por el nivel básico al que nos limitaremos.

 

ETAPAS CULTURALES

Tratando de adaptarlas a lo acostumbrado para Arica las definiremos, en orden cronológico, como:

-Período Arcaico: cazadores-recolectores habitualmente trashumantes, sin cerámica.

-Período Formativo: inicios de la sedentariedad, agricultura y cerámica, hace más o menos unos 3.000 años o más en algunas regiones.

-Culturas Regionales: asentamientos agropecuarios sin influencia pan-andina, con un desarrollo cultural autónomo y propio de cada región. Se expresa especialmente en el actual Perú, particularmente con la cultura Moche y la Nazca.

-Período Medio: homogenización cultural y/o estatal del Mundo Andino, primeros imperios (Tiwanaku en el área circuntiticaca y valles al oriente y occidente e Imperio Wari de Moquegua al norte). Se inicia hace unos 1.300 años y tiene unos 7 siglos de duración. Este período representa -y se lo puede afirmar enfáticamente- el apogeo del Mundo Andino. Es en este período donde se inventa y se define todo lo que es andino. Tras el colapso de estas organizaciones, lo que ocurrió entre los siglos XI y XII, se produce un estancamiento del progreso tecnológico y las identidades culturales subsecuentes se limitan a depurar aspectos específicos, como el arte Lambayeque y Chimú, la organización político-económica de la Cultura Arica y la administración imperial incaica. La última, pese a su espectacularidad, implica una relación con la Cultura Wari-Tiwanaku asimilable a lo que el Imperio Romano hizo con la Cultura Helénica: nada más que administrarla con eficiencia tras una formidable campaña de expansión territorial.

-Período Intermedio: Estados o Señoríos Regionales. A diferencia del período de Culturas Regionales del Formativo tardío, tras el colapso de los grandes imperios viene un período de regionalismo más evidente en lo político-administrativo que en la adquisición cultural de trascendencia. Aquí se inserta lo que es Lambayeque y Chimú al norte del Perú y la Cultura Arica. El período es algo más breve al norte, con la aparición del Imperio Inca, mientras en la región circuntiticaca el panorama político se mantiene fraccionado en múltiples reinos lacustres de dominio aymara.

-Período Tardío: Imperio Inca.

 

PERIODO ARCAICO

Ya describimos brevemente al complejo cultural Chinchorro, pescadores-recolectores que ocuparon hace unos 8.000 años las costas del sur del Perú y norte de Chile y que declinan tras varios milenios de no-progreso cultural. En distintos lugares hubo ocupaciones de menor trascendencia, como el Hombre de Acha de hace 9.000 años en Arica.

Otro escenario de ocupación humana de la época es el de la sierra y el altiplano, ocupada por cazadores como los que se guarnecieron en el alero de Tojo-tojone (un poco al sur de Belén) hace 9.500 años y sus contemporáneos nómades que usaban la cueva de Toquepala, autores de una de las manifestaciones de arte rupestre más precoces del Mundo Andino y los cazadores de Viscachani en Bolivia, quienes nos legaron sus instrumentos de piedra para que tratáramos de averiguar su estilo de vida. En el altiplano, tras los cazadores y antes de la agricultura aparecen los pescadores con sus balsas de totora, cuyos descendientes son los extinguidos urus y los aún vigentes chipayas, linguísticamente emparentados con los urus y hoy limitados al delta que forma el río Lauca al vaciar sus aguas en el salar de Coipasa.

Es posible que en el Perú central y del norte se hayan dado situaciones similares, excluyendo a nuestros chinchorros, quienes constituyen una excepción al sublimarse prematuramente del nomadismo gracias a la riqueza de nuestras costas. La casi-isla de Paracas (cerca de Pisco), por ejemplo, ya estaba ocupada hace 5.000 años y sería luego un centro de desarrollo que podría representar la más antigua base cultural del imperio Wari.

Hacia finales del arcaico la gente empieza a abandonar sus viviendas precarias y a agruparse en comunidades estables, pero siguen siendo "arcaicos" por la carencia de cerámica. Tal vez un esbozo de esa tendencia en Arica pueda encontrarse en la agrupación de chinchorros en Caleta Quiani hace unos 3.000 años y hay una aldea precerámica en la costa de Tacna (El Calvario). Algunos cultivos comienzan a utilizarse en forma rudimentaria, como las calabazas de los ocupantes de Caleta Quiani o el algodón, el cual se empezó a utilizar en algunos lugares del Mundo Andino muy precozmente, hace unos 5.000 años.

Pero el escenario de la espectacular precocidad de algunas comunidades de nuestro universo se traslada, después de "la gracia" de los chinchorros, al valle de Supe, a 160 km. al norte de Lima, a unos 22 km. de la costa. A principios del año 2001 trascendió que las ruinas que se conocían desde fines del siglo XIX, así como otras vecinas, corresponden al más antiguo asentamiento urbano de América, de hace unos 4.600 años, 11 siglos antes de la ciudad Olmeca en Méjico (la cual tenía el récord de antigüedad), 15 antes de Caleta Quiani, 26 antes de la Cultura Nazca y 40 antes que Machu Picchu y tal vez un siglo antes de que se construyera la Gran Pirámide de Giza en Egipto.

Tal como Chinchorro, Caral marca un hito en la historia de las Américas y merece un breve resumen antes de pasar al Período Formativo.

Dr. Renato Aguirre Bianchi


Volver

La Estrella de Arica
Suscripciones Clasifono Ed. Especiales
Teléfonos Contactos
San Marcos 580, Arica, Chile
Teléfono: (56 58) 251901