04/07/2004

Preocupados por futuro del CDA

También dijeron estar sentidos porque, a 23 años de esa hazaña, nadie en la ciudad y en el club le han hecho un homenaje a ese histórico plantel que se lo ganó todo: Copa "Polla Gol", Campeonato Oficial y "Copa de Campeones" al derrotar 3-2 a Colo Colo

Jorge Cabrera fue una de las figuras que llegó a reforzar el plantel en 1981.

Trajo su mágica zurda

Jorge Cabrera Silva, más conocido como el "Mago de la Zurda", llegó a Deportes Arica procedente de Universidad de Chile en 1978, luego que en 1976 fuera el máximo goleador de la Segunda División vistiendo los colores de Ferroviarios.

Hoy con 48 años de edad está radicado en Santiago, donde trabaja en dos escuelas de fútbol en la comuna de "Padre Hurtado" y junto a Francisco "Chamaco" Valdés, quien a su juicio "tiene todo el derecho de ser entrenador de Deportes Arica. No sé las razones por la que esa oportunidad no se le ha brindado, pero creo que nunca es tarde", explicó.

Cabrera jugó por el CDA hasta 1986, por lo que fue testigo del apogeo del club cuando llegó a la Primera "A" y también tuvo que morder el sinsabor de descender en 1985, por lo que siguió en la institución dos temporadas más en la hoy llamada Primera "B".

"Tuve la suerte de subir a Primera División, con un equipo que estaba integrado por muchos ariqueños, como Rodríguez, Navarro, Moscoso, entre otros, quienes eran buenos futbolistas", dijo al criticar que después en las siguientes administraciones jamás se volvió a dar esa oportunidad a los jugadores de casa.

Expuso que a todos los clubes de la zona central y sur les gustaba viajar a Arica, porque jugaban a estadio lleno, "por lo que para ellos ganarle a Deportes Arica era toda una hazaña. Ese plantel del '81 sólo perdió un partido, se nos pagaba bien y al día, había buenos dirigentes y se dio todo para llegar al sitial grande del fútbol chileno, desde donde jamás se debió salir", puntualizó.

Recordó que siempre se vivió momentos gratos, aunque muchas veces más de alguna anécdota, "especialmente en los viajes en avión, ya que muchos de los ariqueños nunca habían volado. Son recuerdos hermosos y me encariñé con Arica, donde dejé muchas y hermosas amistades".

Aclaró que siempre ha estado preocupado con lo que ocurre en el club, ya que dijo seguir de cerca la campaña. Es por eso que su preocupación es latente. "En estos momentos, el club está complicado, por lo que sería triste que desapareciera, ya que debió ser una institución importante en el fútbol chileno. Su lejanía con la zona central puede transformarse en su lápida a la hora de descender a la Tercera División, aunque espero de corazón que la campaña venidera sea más que positiva", finalizó.

Nelson Rojas

 

A fines de este año se cumplirán 23 temporadas desde que Deportes Arica se coronó campeón del Ascenso (actual Primera "B") y por ende alcanzó el fútbol grande de nuestro país. Sin embargo, a la fecha ese glorioso plantel no ha recibido ningún tipo de reconocimiento u homenaje de parte de las autoridades del club o de la ciudad.

Pero, más allá de aplausos o estímulos, ese Deportes Arica de 1981 se transformó en una verdadera máquina de triunfos y éxitos, ya que prácticamente se lo ganó todo: Torneo Apertura "Polla Gol", Campeonato Oficial y, lo que fue el 'sueño del pibe': derrotar en la denominada "Copa de Campeones" al mismísimo Colo Colo, en partido jugado en el estadio "Carlos Dittborn".

Como no recordar a Carlos "Pichi" Rodríguez, Mario Meléndez, Luis Navarro, Adrián Pérez, Juan Orlando Arias, René Jara, Alex Castillo, Héctor Moscoso, Manuel Leal, Eduardo Vicentello, Hernán Ibarra, Carlos "Carlín" Díaz, Jorge Cabrera, Francisco "Chamaco" Valdés y el argentino Jorge Eduardo Bianco, entre otros, quienes bajo el mando técnico de Alicer Belmar hicieron realidad el sueño de llevar a nuestra ciudad a codearse con los equipos grandes del fútbol profesional.

Sin embargo, esa alegría sólo se mantuvo hasta 1985, cuando el club volvió a descender tras caer en casa ante Cobreloa, equipo que ese año dio la vuelta olímpica en el "Carlos Dittborn".

Ese plantel 1981 se caracterizó en un principio porque Belmar llegó con muchos futbolistas de la zona central del país, pero que se encontraron en Arica con una generación de jugadores ariqueños con gran talento y amor por la camiseta, que al poco tiempo los hizo indiscutidos titulares, a pesar que todos en su mayoría provenían del balompié amateur de la ciudad.

"La Estrella" quiso saber en qué están aquellos hombres que dentro de la cancha fueron 'héroes' y supieron transformar a Arica en una de las ciudades en que todos los equipos del país querían venir a jugar, ya que cada partido se desarrollaba a estadio lleno, por lo que la asistencia promedio no bajaba de los 12 mil espectadores, cosa que por hoy es casi una utopía.

A pesar que todas esas figuras hace bastante tiempo que se alejaron del fútbol rentado, se mantienen ligado a la actividad, ya sea jugando en las ligas senior o entregando su experiencia y conocimientos a las nuevas generaciones de futbolistas.

 

CATOLICA

 

Uno de los pocos ariqueños que llegó como 'estrella' al CDA fue Carlos "Carlín" Díaz, quien entre 1976 y 1980 vistió la casaquilla del primer equipo de Universidad Católica.

El comentó que se vino a su ciudad natal tras detectársele una arritmia, "por lo que pensé que nunca más jugaría profesionalmente", dijo.

Pero a los pocos días de arribar, se le acercó el entrenador Claudio Ramírez del plantel 1980. "El entrenador Ramírez me dijo que me tratara la arritmia y así fue y volví al fútbol para defender a Deportes Arica", expresó.

Se transformó en el conductor del equipo en 1981, puesto que compartió con "Chamaco" Valdés. Para Díaz llevar al equipo a Primera División fue su sueño, pero él no pudo seguir jugando en el fútbol grande, ya que una fractura de tibia y peroné lo alejó definitivamente de la actividad.

Hoy, con 49 años de edad, sólo tiene gratos recuerdos de aquella época, aunque siente tristeza que jamás se haya reconocido que ese plantel ha sido el único que llevó a la institución al fútbol grande.

Sin embargo, su mayor preocupación es que de seguir los malos resultados a la postre el club desaparecerá, "lo que sería una gran pena, especialmente para uno que trabaja con niños, quienes tienen la ilusión de algún día a jugar profesionalmente en Arica", sostuvo al criticar a aquellas escuelas de fútbol de la ciudad que dan falsas expectativas a los menores al decirles que los llevarán a clubes como la Universidad de Chile o Colo Colo, "cuando todos sabemos que esas instituciones buscan talentos en la zona central", concluyó el entrenador de la Filial Arica de Colo Colo.

 

vAMATEUR%azu%

 

Adrián Pérez Carvajal, es uno de los ariqueños que tras realizar destacadas campañas en el fútbol amateur, especialmente en el Deportivo Estibadores Marítimos y la selección de Arica de 1997, ingresó a Deportes Arica con 24 años, cuando la institución daba sus primeros pasos en 1978.

Ahora con 50 años, integrante del plantel de Willy Guerra en los Post 48 "Caminitos al Cielo", y dedicado a ganarse la vida como chofer en la locomoción colectiva, se detiene para recordar esos años de gloria. "Fueron momentos inolvidables, partiendo con la liguilla del '79. Claro que lo mejor estuvo el año 81, campaña que jugamos casi completa a estadio lleno. Lo ganamos todo: Copa "Polla Gol" y a dos fechas de terminar el Torneo Oficial ya teníamos asegurados los pasajes para jugar en la Primera División. Cerramos ese año ganado 3-2 la "Copa de Campeones" en casa al Colo Colo de Caszely y Vasconcelos", mencionó.

Para "El Cogote", apodo que lleva desde su época escolar, uno de los momentos difíciles fue cuando en semifinales de la Copa "Polla Gol" se perdió 3-1 en el "Carlos Dittborn" con Unión La Calera. "A la gente, obviamente, no le gustó nada la derrota, por lo que comenzó a lanzarnos monedas al túnel. Pensé lo peor ese día, pero luego en la revancha en la Quinta Región ganamos 4-2 y la confianza regresó al equipo", apuntó.

Su gran satisfacción como ariqueño fue que al final de ese certamen el técnico Belmar reconoció que se había equivocado con traer a Arica tanto jugador desde la zona central.

Para él sería una pena que el club cayera a la Tercera División, "ya que después de tanto esfuerzo que hizo la ciudad por tener fútbol profesional, se vaya perder tal calidad. Debo reconocer que es algo que nunca me imaginé que podría pasar, aunque todavía no está dicha la última palabra. Creo que si eso ocurriera todos serían responsables; es decir, las campañas las escriben dirigentes, técnicos y jugadores", puntualizó.

 

DESDE CADETES

 

Uno de los ariqueños que integró la primera generación de cadetes es Mario Mauro Meléndez, quien hoy con 42 años está activo futbolísticamente, claro que defendiendo los colores del Deportivo Edelnor en la Asociación de los Viejos Cracks. Además, está trabajando en la Escuela de Fútbol "Lito Quispe" que juega en AFA.

Hace cinco temporadas que se retiró oficialmente del fútbol profesional, luego de defender en 1999 a Colchagua, dejando atrás una carrera de 18 años, en los que jugó por el CDA, siendo vendido a O'Higgins de Rancagua cuando el club descendió. Misma suerte corrió Alex Castillo, quien se fue a Cobreloa.

Meléndez llegó al club desde Independiente Nebraska a integrar la primera generación de cadetes del CDA, 79-80. Y al año siguiente fue promovido al primer equipo.

Cuando Alicer Belmar le comunicó que debutaría en el profesionalismo como lateral, "fue algo que me pilló por sorpresa, por lo que ese día simplemente no pude ni siquiera comer", dijo sonriendo.

Expresó que jugar a estadio repleto era lo más atractivo, además que los dirigentes mantenían los sueldos al día e incluso recibían premios por resultados positivos. "Fuimos siempre punteros en el Campeonato Oficial, por lo que cada partido era con una convocatoria superior a las 10 mil personas", añadió.

Siente pena al saber que el club tiene sus días contados, si es que no hay un cambio en la campaña. Pero esa tristeza no es por él: "sino que por los niños que sueñan con llegar a jugar en el fútbol profesional. Y sin no hay profesionalismo en Arica, para ellos se hace mucho más difícil que puedan fichar en otras instituciones del país. Las cosas no se han hecho bien y por eso ahora están donde están", concluyó.



La Estrella de Arica
San Marcos 580, Arica, Chile
Teléfono: (56 58) 200261