30/05/2004

El hierbatero que cura los males

 

Emilio Gutiérrez Aravire, participó recientemente de un taller de capacitación intercultural organizado por el Programa "Orígenes" y la Seremi de Salud

En un experto en hierbas medicinales se ha transformado Emilio Gutiérrez, quien heredó de sus antepasados estos conocimientos.

 

Una hierbita para el colon irritable, otra que alivia la diabetes o para cuidarse de la influenza y, para los más pícaros, algo para la potencia sexual, son parte de la oferta que dispone el hierbatero Emilio Gutiérrez Aravire en el Terminal Asocapec.

Pero, sus conocimientos de esta medicina indígena no están sólo para el mercado de la oferta y demanda, sino que mediante un plan de capacitación del Programa Orígenes y el Servicio de Salud de Arica, entrega su sabiduría en talleres, el primero de los cuales se llevó a cabo en Cosapilla, comuna de General Lagos.

Y es que desde hace un tiempo, la ciencia se ha rendido ante los poderes mágicos de muchas hierbas, que bien recetadas y administradas, son un excelente complemento para tratar diversos males de estos difíciles tiempos, en que la vida agitada provoca la aparición del infaltable estrés y sus consecuencias en el organismo.

Para conocer más de la ancestral medicina, conversamos con el hierbatero en su mismo lugar de trabajo, donde se observa una gran cantidad de personas comprando hierbas y haciendo consultas.

 

-¿En qué consiste esta medicina tradicional indígena?

-Esta medicina tradicional indígena consiste en tratar enfermedades propias de estos tiempos, sanándolas con medicina natural, la que viene de nuestros ancestros, de los antepasados y se está difundiendo no hace mucho tiempo.

 

-¿Cuál es su origen, don Emilio?

-Yo provengo de la precordillera, del poblado de Lupica y he vivido en Ticnámar y Saxámar. En estos momentos, yo soy médico especialista en medicina indígena y estoy trabajando con el Servicio de Salud, capacitando a los mismos médicos, enfermeras, respecto de esta medicina.

 

-¿Y dónde la aprendió?

-Esto viene por sangre, por herencia de la parte genética de mis padres.Mi papá pasaba más entre Bolivia y Perú, mientras que mi madre comparte dos patrias, como son Bolivia y Chile. Entonces, esto viene por generación, de mis antepasados, porque ellos se trataban con estas hierbas, pero nosotros conocemos esto, ahora, por los antecedentes que tenemos y pretendemos difundir la medicina natural indígena.

 

-¿Se trata de un tratamiento exclusivo con hierbas?

-No exactamente, porque esto es un tratamiento completo; uno trabaja con las hierbas, pero también hay una parte sicológica, una ayuda en forma terapéutica.

 

-En cuánto a la procedencia de las hierbas, ¿el altiplano posee variedad?

-Hay mucha vegetación en el altiplano, como también en la precordillera; y, de hecho, yo tengo clasificada las hierbas en mi puesto, ubicando en un sitio las que son de un lado y otro, además que cuento con otras hierbas de origen boliviano como la uña de gato. Por eso que es importante la capacitación que estamos haciendo de manera que esto se conozca como corresponde.

 

HIERBAS

 

-¿Cuáles son las principales hierbitas que ofrece, don Emilio?

-Está la chachacoma, que sirve para regular la presión alta y las punas, regular la presión sanguínea, la mala circulación de la sangre; tenemos la llareta, que es muy buena para combatir la diabetes donde hay una acumulación de azúcar en la sangre, mejora el páncreas cuando está inflamado; también está la llacatola, que es efectiva para la obesidad, disminuye la grasa en el organismo, y la otra hierba es la corteza de la queñoa, muy buena para los bronquios, la tos convulsiva, tos crónica, y mejora la sinusitis.

 

-¿Qué otro tipo de hierbas existen?

-También hay hierbas que descongestionan el problema de la flema pegada en las vías respiratorias y está el famoso misico, que sirve para combatir el problema de irritación al colon, a los intestinos; la hierba quimsaquicho, que es muy buena para controlar la diabetes y tos crónica.

 

-¿Cómo se toma las hierbas?

-Por infusión, con una cucharadita por taza, se echa agua hirviendo, luego se deja reposar por 10 minutos y después se toma, dos veces al día; pero hay que tener mucho cuidado en no hervir demasiado las hierbas, porque pueden perder las propiedades de sus raíces. El tratamiento se puede prolongar por siete días, siempre con una cucharadita por taza.

 

-¿Y para la parte sexual, qué recomienda?

-Hay hierbas para la impotencia, pero en este momento no han llegado, porque hay que recogerlas en lo alto de la cordillera y son escasas.

-En esta época de resfríos, ¿qué recomienda?

-Para la influenza, estamos recomendando la corteza de la queñoa, la vira-vira, la llampaya, la ortiga y la lobecilla; además, tenemos el compuesto (una especie de combo), que trae cinco hierbas, que es muy bueno para los resfríos, la garganta, la tos, bronquitis y para expulsar la flema.

En cuanto a otras hierbas, está la hierba de platero o cola de caballo que es diurético, cicatrizante, ayuda a descongestionar la inflamación de los riñones, vejiga y previene el cáncer. También, la llamada rica rica, es una planta para aliviar la inflamación a la próstata.

Otra de las plantas conocidas es la sucutula, que tiene positivos beneficios para regular los enfriamientos, combate el reumatismo, la artritis y baja la presión; mientras que la alfalfa es certera contra la anemia, alteración nerviosa, ayuda a los problemas del corazón y es un nutriente para aquelllos que sufren de debilitamiento.

 

 

CIENCIA Y NATURISMO

 

-Usted está trabajando con el Servicio de Salud, ¿significa esto que la medicina indígena está siendo aceptada por la ciencia?

-Efectivamente, porque nosotros en conjunto hicimos un taller de intercultaridad en Cosapilla, comuna de General Lagos, para invocar el problema de salud, tanto de la parte occidental como la medicina tradicional indígena. Hicimos, entonces, un enfoque o capacitación y hay médicos dispuestos a recetar estas medicinas.

 

-¿Se dedica sólo a esta medicina tradicional indígena?

-Aparte de esto soy artesano internacional en figuras de greda o cerámica de grupos culturales andinos y, a la vez, me dedico a la medicina tradicional indígena, todo lo cual lo aprendí de mis ancestros.



La Estrella de Arica
San Marcos 580, Arica, Chile
Teléfono: (56 58) 200261