Usted está en : Portada: Crónica
Martes 2 de marzo de 2010
El norte de Chile espera el "Big One"

Hace 13 años que llegó a cero la cuenta regresiva de los sismólogos que esperan un gran terremoto en la zona norte de Chile, el "Big One", una analogía con el otro gran movimiento que aguardan los norteamericanos en la falla de San Andrés.

Este sismo tiene un ciclo de 120 años y liberó toda su energía por última vez en 1877; podría superar los 8,5 grados Richter; tendrá un tiempo de duración estimado de 2 minutos; abarcará una zona de subducción (donde el manto de Nasca ingresa a la Placa Continental) de alrededor de 450 kilómetros desde Pisagua, en el norte de Iquique, hasta un punto intermedio entre Tocopilla y Mejillones; elevará y dejará caer el continente con violencia; provocará un movimiento que será sensible desde la Cuarta Región hasta el Callao en el Perú, hará que Nasca ingrese unos 11 metros en el Continente y desatará un tsunami panoceánico que irá y volverá durante al menos 12 horas. Esta masa de agua será dos veces más grande que la que afectó este año al sur de Chile y golpeará costas extranjeras.

Así lo informó el director del Centro de Ingeniería y Mitigación de Catástrofes Naturales de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Antofagasta, Jorge Ramírez Fernández, quien aclaró que el terremoto que afectó a la zona centro-sur de Chile involucró a las mismas placas presentes en el norte del país (Nasca y Continental).

La última vez que se produjo un terremoto en esta zona fue el 2007 en Tocopilla, sin embargo, no liberó la cantidad de energía que esperan los científicos.

El sismólogo indicó que siempre que existe un terremoto de gran fuerza, el mar se saldrá, lo que demuestra que el mismo movimiento alerta sobre el peligro. "Nadie debe morir en un tsunami", dijo el profesional con 25 años de estudio del fenómeno.