Usted está en : Portada : Crónica Miércoles 16 de enero de 2008

"Murdock", el lagarto que entretiene en el Paseo 21 de Mayo

Todos los días reúne a un gran público, compuesto principalmente por niños y sus padres, quienes lo escuchan en el paseo peatonal

En un personaje familiar del Paseo "21" se ha convertido el "Lagarto Murdock", un títere que entrega entretención educativa a todos los pequeños que pasean por el lugar en compañía de sus padres.

Su espectáculo, el cual se puede catalogar del más alto nivel de los presentados en la calles de las grandes ciudades del país, busca entregar un mensaje a los niños, como el uso de su imaginación, explicarles las buenas conductas y las normas de educación que deben utilizar y jamás olvidar.

Su nombre proviene del legendario miembro del programa ochentero "Los Magníficos": el alocado capitán H.L. Murdock, piloto de aviación, quien tenía como hobby molestar en cada capítulo al sargento Bosco Baracus, que personificaba "Míster T".

El cuerpo del muy conocido "Lagarto Murdock", está creado de esponja cubierta con género de color naranjo, vestido con ropa con un toque de guerrero y de abuela, a pesar de tener un corte de pelo estilo "Punk" donde tiene un moikano, todo avivado con colores fuertes y un buen par de lentes de sol, que lo hacen muy particular, llamando la atención del público quien se centra a su alrededor para escuchar la buena música que aparentemente interpreta en su piano de plumavit y del cual se entonan conocidas melodías de los años '50 y '90 del siglo pasado, ya que no tolera, sino que odia fervientemente al reggaeton y la bulla que produce el comercio en el paseo peatonal.

Mensaje

El principal objetivo de "Murdock", el cual toma vida cuando el titiritero ariqueño Elías Escobedo Aravena, lo toma en sus manos, es entregar un mensaje de liberación hacia las cadenas del sistema del consumismo, dedicar mayor tiempo a la familia y a apreciar la buena música.

En su rol, el Lagarto interactúa con los peques resaltando las buenas conductas, el agradecer las cosas, el pedirlas de buena forma y un sinfín de enseñanzas, con las cuales Elías Escobedo no pretenden educar en la calle a los menores, sino por el contrario reforzar lo aprendido en sus hogares y en las escuelas, así como también incentivarlos a utilizar el poder de la imaginación y comprender que ser un esclavo de la pantalla chica o de los juegos electrónicos no es un buen pasatiempo, sino que es algo que los atrapa coartando su posibilidad de diversión, interactuar con otros chicos de sus edades o de estar pegado todo el día con programas computacionales, que con el tiempo los aparta de sus grupos sociales.

Creador

Su creador está feliz con el recibimiento que su personaje ha tenido en las actuaciones que a diario realiza. Generalmente se ubica en 21 de Mayo entre Bolognesi con Prats, siempre acompañado de su señora Daniela y su pequeñita hija Almendra, quien a veces también aporta al espectáculo.

Elías se olvida de sí mismo cuando ajusta su improvisado escenario compuesto de un panel tapado todo de negro, con el cual oculta su amplificación, un reproductor de CDs y 3 parlantes para la música de fondo y por donde salen las palabras de su personaje, a quien resalta por sus vestimentas, mientras que él se esconde con género negro que lo hace prácticamente invisible. El espectáculo del "Lagarto Murdock", quien permanece por más de tres horas diarias en su puesto, tiene una duración aproximada de 15 minutos por rutina, donde realiza una "improvisada" obra de teatro donde interactúa con padres y niños.

"A la gente le gusta el 'Murdock', por que les permite salir de la realidad cotidiana por unos minutos, además y lo más importante que es todo es comedia sana, sin el mal uso del doble sentido o garabatos por respeto a la gente, eso gusta y entretiene", sentenció Escobedo.

Héctor Pizarro