Usted está en : Portada : Ariqueños por el mundo Miércoles 8 de marzo de 2006

Un viaje a través del tiempo con la memoria

Educador recuerda su paso por Arica y los alumnos que dejó en la ex Escuela Industrial y en el Colegio San Marcos

Me llamo Eduardo Owen Palma. Nací en una oficina salitrera cerca de Antofagasta (Oficina Cecilia) hace 65 años. Me eduqué en Tocopilla y Antofagasta y obtuve mi título de profesor primario en la Universidad Católica de Santiago.

 

Llegué a Arica en marzo de 1963, donde inicialmente trabajé como profesor e inspector en la Escuela Industrial Santa Cruz y el Colegio San Marcos, bajo la dirección del que en ese entonces fuera obispo de Arica, monseñor Ramón Salas Valdés. Después de un tiempo, mi trabajo docente y administrativo se concentró totalmente en el Colegio San Marcos, donde bajo la dirección de un gran ser humano, educador y sacerdote, el padre Silvano Martínez Uribe S.J., por nueve años tuve el placer de conocer y socializar con un grupo de jóvenes ariqueños, cuyas vidas dejaron inolvidables y bellos recuerdos impregnados en la mía. Nombres como Armando Lombardi, Rorick Ossandón, Ginetto Rossi, Ciro Young, César Ramírez, Gabriel Aguilera, Raúl Copaja, Jorge Vargas, Jaime Figueroa, los hermanos Ferrer, los hermanos De la Cerda, los hermanos Beovic, los hermanos Ulloa, los hermanos Ramio, los hermanos Escauriaza y muchos más, cuyos nombres se le escapan a mi viejo y ya oxidado cerebro, dejaron en mi huellas que con el tiempo, la distancia y la nostalgia se fueron haciendo cada vez más profundas y significativas.

 

En octubre de 1971, renuncié a mi cargo en el Colegio San Marcos y en marzo de 1972 mi familia y yo estábamos desembarcando de un avión de la empresa francesa UTA, en Sydney, Australia, donde hemos vivido por 34 anos. Aquí, después de trabajar en un par de fábricas por unos meses, ejercí como profesor primario y consultor en el área de Educación Multicultural (Estudios Etnicos, Idioma y Culturas Hispánicas e Idiomas Comunitarios) con el Departamento de Educación del Estado de Nueva Gales del Sur ("New South Wales Department of School Education"). Además, para así mejor preparame para mi trabajo como consultor, logré obtener un diploma de Post-Grado en el Area de la Educación Multicultural con la que ahora es la Universidad de "New England". Desde hace unos años, estoy "retirado" y ahora me dedico a leer, escribir, pintar (al óleo), fotografiar, escuchar música y (un par de veces a la semana) jugar golf.

 

Me llena de orgullo (tal vez inmerecido) cuando al leer La Estrella de Arica a través de la internet, como lo hago todos los días, veo a ex sanmarquinos como Nino Baltolu y Juan Carlos Poli aportando con su esfuerzo, dedicación y liderazgo al desarrollo de la Ciudad del Morro. Me alegra ver que, a largo plazo, nuestro querido y nunca olvidado "Ese-a-ene" de la década del 60 ha contribuido al bienestar común de la Ciudad de la Eterna Primavera. Con gran felicidad, me mantengo en contacto a través de la internet con algunos de mis ex alumnos. Si hubiera otros ex alumnos que quisieran comunicarse conmigo, mi dirección e-mail es owenmena@iprimus.com.au Estaré feliz de conversar con ellos.

 

Fue en Arica donde, después de un año, contraje matrimonio con la "Tia Lucy" (Lucy Mena Fica), parvularia que también le entregó largos y dedicados años de trabajo educacional a varias generaciones de ariqueños. Fue allí donde nacieron mis hijos Lucy Grace, educadora como su madre y yo, y Eddie, programador en computación.

 

Anteriormente ustedes tuvieron la cortesía de publicar algo acerca de mi esposa e hijos. La verdad es que, no siendo de sepa ariqueñaa pura, no pensaba enviar este mensaje pero, después de pensarlo un poco y, al cerrar mis ojos y viajar a través del tiempo con mi memoria, ver todas esas caras de jóvenes ariqueños ansiosos por triunfar en la vida, retratadas en el archivo de mis pasadas emociones, cambié de parecer.

Tal vez a algunos el ver la cara de un "Gringo Owen" viejo y saber algo de su vida, les traiga recuerdos agradables, como a mi, de "aquellos días", cuando todo era "mejor, más fácil" y el futuro estaba lleno de promesas.

 
 
 
Opciones
Volver a la portada Volver a la portada
Enviar este artículo Enviar este artículo
Imprimir sólo texto Imprimir sólo texto